LOS CONTENIDOS DE ESTE BLOG REFERENTES A OSTEOPATÍA Y TERAPIAS EN GENERAL ESTÁN SIENDO TRASLADADOS A MI NUEVA PAGINA WEB PROFESIONAL: www.carlosmarcos.net

sábado, 19 de abril de 2008

QUÉ ESTÁ PASANDO CON LOS NIÑOS?


El otro día ví por la ventana como una mujer mayor discutía con una niña, supongo que su nieta, porque la pequeña le exigía que cogiera el móvil para llamar a no sé quién; la abuela no quería llamar e insistía en que en ese momento no hacía falta y que además esas cosas cuestan dinero... pero en un momento dado, por temor a una rabieta de la criatura, cogió el móvil y llamó. Bajada de pantalones al canto.

Ese es "el principio del fin" según los expertos en educación infantil: Cuando se le da la razón a esa niña, aunque no la tiene, por miedo a su reacción...


Esa es la peor opción a la larga para todos, sobre todo para ella. Sólo se toma porque es la opción más cómoda para el adulto, y en un abuela puede ser comprensible porque la educación de la niña no es realmente su responsabilidad de forma directa... el tema es que los padres no hagan lo mismo. Los abuelos siempre lo han hecho. Lo de malcriar a los nietos tal vez sea su rol... pero ahora demasiados padres también lo hacen y esto es lo que veo más peligroso para la educación del niño.


Sinceramente, me parece una actitud mucho más adecuada por parte de un padre, la de atreverse (por las buenas, desde luego) a llevarle la contraria a un niño cuando éste no tiene razón, que dársela para no complicarse la vida o para comprar su cariño... (Quién es el niño en ese caso?) Estas dos razones para decir que sí cuando es que no, son una forma como otra cualquiera de hacer trampa, de buscar mi interés en vez del del niño. La cuestión es que los niños no son tontos y a la larga no respetan estas actitudes y sí las contrarias, las éticas, siempre y cuando no se impongan de forma agresiva.
Os he copiado literalmente unas líneas de una entrevista a un psicólogo, Andrea Fiorenza, autor de "Niños y adolescentes difíciles":

Se ha perdido el concepto de jerarquía. Se ha impuesto una filosofía familiar equivocadamente igualitaria. Cuando el niño o el joven intentan saltarse las normas, no hay que dejarse ganar el pulso. Esto ha sido siempre así y sigue vigente. También hay que darles mucho amor, pero eso no es incompatible con la autoridad.

Me permito recordaros que la autoridad no es gritar. Gritar de hecho suele ser muestra de falta de autoridad... sí, sí, ya lo sé, es difícil... pero vamos a intentarlo! es más divertido que seguir repitiendo siempre los mismos errores no os parece?.


De hecho la autoridad tiene que ver mucho con el respeto que nos hemos ganado, el ejemplo que hemos dado y el cariño que hemos prodigado. En realidad los niños obedecen más porque no quieren perder nuestra atención y dedicación hacia ellos que por miedo al grito o al castigo...

Os dejo con una página muy interesante en la que podéis además reiros un rato con un vídeo en el que una mamá y un perro! neutralizan totalmente la rabieta del niño sin dar el más mínimo grito ni ceder ante sus exigencias. No hay cómo ignorar estos comportamientos manipuladores del niño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

1.- Escribe tu COMENTARIO.
2.- Abre donde pone "Comentar como:".
3.- Pincha "Nombre/URL" y firma.
(en URL puedes poner la dirección de tu web o blog).
4.- Pincha "Publicar un comentario".

GRACIAS!